martes, 19 de junio de 2012

EL TE DE LAS CINCO


 
Eva se despertó sobresaltada por el sonido del teléfono. Al otro lado del auricular estaba Clara, su mejor amiga. Le pedía que comieran juntas ese día en el pequeño restaurante que ya frecuentaban desde hacía tiempo. Allí compartían buena mesa, una botella de vino y confidencias que se prolongaban hasta la hora del té. Eva, aunque sorprendida por la prisa de su amiga, le confirmó su asistencia.

Eva salió de la oficina con la vista cansada y el cuello dolorido a causa del ordenador. Clara, sentada en la mesa, la esperaba con la copa de vino en la mano. Se besaron en la mejilla, hacía un mes que no se veían y su amiga parecía nerviosa. Iniciaron  la conversación de un modo trivial, como siempre; habitualmente pedían el mismo menú y el camarero les comenzó a servir el primer plato. Eva escuchaba la conversación de su amiga que, de vez en cuando, tartamudeaba. Parecía perturbada por algo que no se atrevía a verbalizar. El segundo plato, quedó en la mesa sin acabar. El vino, en cambió, fue lo primero en terminarse. Clara pareció, entonces, sentirse más relajada. La conversación pasó a tomar carices más íntimos. Eva escuchó cómo su amiga le contaba que estaba empezando a salir con un hombre; no era nada serio, tan solo se estaban conociendo. Se alegró por ello, hacía tiempo que Clara necesitaba ese aliciente en su vida. Ella, por el contario, le habló de la relación con Pablo, su marido. Estaban pasando por un mal momento, aunque confiaba en que todo acabara bien. El trabajaba demasiado y siempre estaba de viaje, ése era el problema.

Continuaron charlando de esto y aquello hasta que se hicieron las cinco. Pidieron una tetera para continuar con la conversación. Clara se levantó para ir al baño. Eva se quedó sola pensando en la última confidencia de su amiga. A la vuelta le preguntaría el nombre de su conocido. Un móvil sonó de repente. Era el de Clara, estaba sobre la mesa y no pudo evitar mirar la pantalla: “Pablo llamando” y la foto de su marido que le sonreía cariñosamente.

Cuando Clara regresó a la mesa, apenas pudo ver a su amiga saliendo apresurada sobre sus zapatos de tacón. Sobre el parqué, quedó la taza  de té, desperdigada junta al plato y la cucharilla.

4 comentarios:

  1. Muy chulo tu relato, Amparo, el final espectacular, triste y real como la vida misma. Me gusta la foto, le has sacado buen partido, podrías ponerla para VE.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, este ya lo conocía. Es muy bueno, Amparo, felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Un final doloroso para la que pierde. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien, Amparo. Un buen ejemplo de amistad traicionada. No sé si has competido con él, pero es deconcurso. Enhorabuena.

    ResponderEliminar